Archivo de la etiqueta: Colosenses

Meditación sobre la Espiral de la Encarnación

Jesús cuenta contigo
en la construcción del reino

renueva tu fe, intesifica tu relación con Jesús y continúa con tu misión

Meditación sobre la Espiral de la Encarnación
Pablo, quien había sido un perseguidor de Jesús, fue llamado a ser profeta y apóstol de las naciones.
La experiencia de Cristo resucitado lo llevó a vivir la Pascua con gran intensidad. De ahí su convicción de ser “otro Cristo”, enviado a continuar la misión de Jesús. Las siguiente palabras de Pablo revelan lo que sucede en cada cristiano que se abre a vivir el misterio de Jesús: “y ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí”. (Gálatas 2:20 ; 3:27).
Toma conciencia de que eres “otro Cristo”, llamado desde antes de tu concepción a ser profeta de las naciones en esta época histórica.
Jesús continúa encarnándose en la historia hoy y siempre
Les ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Mesías, el Señor.
Lucas 2:11
Como Jesús se encarnó en María por obra del Espiritu Santo, hoy se hace carne en ti por la acción del mismo Espíritu. ¡Cómo encarnas tú a Jesús en la historia?.
-Tus pecados te son perdonados… ahora sabrán que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados…
-Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.
Marcos 2:5; 10-11
Jesús se hace presente hoy a través de sus seguidores. Como persona que trata de ser fiel a Jesús, ¿de qué necesitas pedirle perdón?.
En la Eucaristía revivimos la muerte salvadora y la resurrección liberadora de Jesús
por la muerte que Cristo ha sufrido en su cuerpo mortal, los ha reconciliado con Dios para presentarlos a él como un pueblo sin mancha ni reproche.
Colosenses 1:22
Morimos con Jesús al rechazar el pecado y reconciliarnos con Dios. ¿A qué actitudes y tipo de acciones necesitas morir para tu salvación y la de nuestro pueblo?
Vayan en seguida a decir a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos y va camino de Galilea; allí lo verán.
Mateo 28:7
Jesús te envía a proclamar que está vivo. ¿Cómo proclamaras tú a Jesús resucitado? ¿Qué tipo de resurreción liberadora necesita el pueblo de hoy?
¡Siempre es Pentecontés porque el Espíritu de Dios habita en nosotros!
recibirán la fuerza del Espíritu Santo; él vendrá sobre ustedes para que sean mis testigos… Entonces aparecieron lenguas como de fuego… [Y] quedaron llenos del Espíritu Santo.
Hechos 1:8 ; 2:3-4
Como cristiano debemos reflejar a Dios en nosotros. ¿Cómo se manifiesta el Espíritu Santo a través de ti? ¿Cómo pueden ver las personas la presencia de Dios en tu comunidad?
Vayan en seguida a decir a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos y va camino de Galilea; allí lo verán.
Mateo 28:7
¡Cuántos ansían recibir el amor de Dios! ¡Cuántos necesitan ser liberados de esclavitudes y sentimientos de culpabilidad! ¿Cómo puedes llevarles la buena noticia de Jesús?
Que siempre seas miembro activo del cuerpo de Cristo en la tierra,
para que continúes su misión de extender el reino de Dios
en los ambientes en que te mueves.

La Imagen de Dios

Muchas personas

describen a Dios con sus características,
diciendo que está en todo lugar, es todopoderoso,
omnisciente (sabe todo) y eterno.

La imagen de Dios

Pero saber de Dios es distinto que encontrarse y relacionarse con él y quienes se relacionan íntimamente con Dios suelen usar el lenguage de los poetas y los místicos, que despierta una imagen de la belleza y la grandeza de Dios.

En la carta a los Colosenses, Pablo, nos invita a mirar a Jesús y así ver al Dios invisible. En Jesús, Dios se hace visible. Siguiendo a Jesús nos acercamos al misterio de Dios. En él se casan el cielo y la tierra, se unen la humanidad y la divinidad y se fusionan el amor del Padre Y la felicidad del Hijo.

Relaciónate con él como lo hacía Jesús con su Abba (papá). Dios nos creó y nos ama sin límite, nos ayuda y nos perdona, nos acoge como hijos y nos da vida eterna. ¡ Acógete a él y deja que te acompañe y te guíe en tu jornada hacia él !

Colosenses 1: 15-20

Colosenses 1: 15-20 – Cristo es el principio de todo

Cristo es el principio de todo
El es la imagen del Dios que no se puede ver,
y para toda criatura es el Primogénito,
porque en él fueron creadas todas las cosas
en el cielo y en la tierra,
el universo visible y el invisible,
Tronos, Gobiernos, Autoridades, Poderes…
Todo fuecho por medio de él y para él.
El existía antes que todos,
y todo se mantienen en él.
Y él es la cabeza del cuerpo, es decir, de la iglesia,
él que renació primero de entre los muertos,
para que estuviera en el primer lugar en todo.
Así quiso Dios que “el todo” se encontrara en él
y gracias a él fuera reconciliado con Dios,
porque la sangre de su cruz ha restablecido la paz
tanto sobre la tierra como en el mundo de arriba.
A %d blogueros les gusta esto: