Archivo de la etiqueta: Jesús

Quiero ser sencillo de corazón

“soy paciente y humilde de corazón”

Mateo 11: 29
Quiero ser sencillo de corazón

Lee Mateo 11: 25-30, Jesús nos da tres bellos mensajes, con los dos primeros nos prepara para comprender y acoger el ùltimo. Medita y ora sobre sus palabras, deja que al final tu oración brote de lo más profundo de ti:

  • Jesús alaba a su Padre porque reveló el reino de Dios a los sencillos, a los anawin, pues los sabios expertos en la ley, no aceptaban su buena nueva. (vv. 25-26)
    “Padre te alabo y te agradezco con Jesús porque das a conocer tu reino a quienes se abren a tu amor. Abre mi corazón para acoger tu mensaje”.
  • Jesús dice claramente que es el Hijo de Dios, que su relación con el Padre es única y que quiere compartirla con nosotros (v. 27)
    “Jesús, te reconozco como el Hijo de Dios, Señor del cielo y la tierra, concédeme participar de tu amor y tu confianza en el Padre”.
  • Jesús llama a quienes están fatigados y cansados por vivir en una sociedad regida por valores ajenos al reino de Dios y les ofrece aliviar su carga, pues su “yugo” del amor es ligero, para lo cual basta aprender a ser sencillos y humildes de corazón como lo es él (vv. 28-30).
    “Jesús, cuando sienta que el peso de los problemas personales, familiares, la política, la economía…., me quita la vida y mata la esperanza, ven a mi encuentro y dame tu amor para que me de nuevas fuerzas para seguir adelante”.
Mateo 11: 25-30
El reino manifestado a los pequeños

Mateo 11: 25-30
  • En esa oportunidad, Jesús dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido.
  • Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.
  • Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana.

Tres palabras que encierran un programa de vida

La Santísima Trinidad

Padre, Hijo y Espíritu Santo
La Santísima Trinidad más que un misterio incomprensible
es un libro abierto lleno de tesoros espirituales a descubrir y a gozar
Tres palabras que encierran un programa de vida

GraciaAmorComunión

El apóstol Pablo concluye su segunda carta a la comunidad de Corinto con estas palabras:

“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios Padre
y la comunión del Espíritu Santo esté con todos ustedes”

2 Corintios 13:13

Esta confesión de fe trinitaria, probablemente de origen litúrgico, es la más clara que ofrece el nuevo testamento.

  • Pablo asocia la “gracia” a la persona de Jesús. Fue tan generoso en el amor que se donó a sí mismo para la salvación de todos (Gál 2: 20). Esta generosidad suprema es la que tenemos que pedir en la oración para imitar su vida.
  • Sobre todo en los escritos de Juan, el amor del Padre es el gran protagonista de la redención, y el modelo de referencia para Jesús y para los discípulos: “Como el Padre me amó, así los amo yo a ustedes” (Jn 15: 9).
  • La “comunión” es obra del Espiritu Santo. El Espíritu es el que establece la unión de amor entre el Padre y el Hijo. Este Espíritu ha sido derramado en nuestros corazones. Él es el animador permanente de nuestra comunión con el Padre y con el Hijo. Él es también el fermento de comunión dentro de la Iglesia.

La Eucaristía y el servicio humilde a la comunidad

“si yo, que soy el Maestro y el Señor,
les he lavado los pies, ustedes deben
hacer lo mismo unos con otros”

Juan 13: 14
La Eucaristía y el servicio humilde a la comunidad

Juan empieza el libro de la pasíon-gloria de Jesús con el relato de la Ultima Cena; en él presenta a Jesús lavando los pies a sus discípulos, en lugar de la institución de la Eucaristía como los evangelios sinópticos.

A partir de ahora, Juan narra los momentos de intimidad que Jesús, sabiendo “que le había llegado la hora”, reserva en exclusiva para “los suyos”. Se recomienda entrar a esta parte con la reverencia de quien es invitado a la despedida de un amigo que, habiendo llevado su amistad “hasta el final” está a punto de morir.

Los católicos celebramos el lavatorio de los pies el Jueves Santo, el cual inicia el Triduo Pascual y culmina el Domingo de Resurrección. Con este gesto, Jesús subraya que el servicio central en todos sus seguidores, es particularmente importante en los sacerdotes, quienes son ordenados para presidir la Eucaristía y estar al servicio de la comunidad de fe.

¡Qué vocación tan grande ser llamados al servicio en la vida sacerdotal y qué riesgo tan alto perder este ideal y suplirlo por la ambicion del poder y la separación de la comunidad para la que fue ordenado!

Juan 13: 1-17

La Biblia Católica para Jóvenes

LA BIBLIA CATOLICA PARA LOS JOVENEShttp://www.bibliaparajovenes.org/

“Conoce la palabra de Dios,
ora con ella,
y vívela desde tu corazón.”


Tour animado de La Biblia Católica para Jóvenes
(haz clic aquí)

Padre Bueno, que me creaste a tu imagen y semejanza, a veces me olvido de esto y mi vida pierde sentido. Permíteme siempre sentirme como tu hijo/a predilecto/a y gozar de tu amor, perdón, justicia y paz.

Jesús, gracias porque me invitas a ser tu amigo/a insistes en darme lo mejor y me enseñas cómo lograrlo. Quiero responder a la invitación que me haces dejando que guíes mi vida, me libres del pecado y me ayudes a vivir el reino de Dios.

Espíritu Santo, abre mi corazón al amor e impúlsame a compartirlo; dame el valor y la sabiduría que necesito para seguir a Jesús. Lléname de tu fuego motivador y dame la paz y el gozo que vienen de hacer la volutand de Dios.

A %d blogueros les gusta esto: