Archivo de la etiqueta: Pedro

El día del Señor hoy y en el futuro

Cada día que Dios te da

es una oportunidad para vivir
el amor, la justicia, la paz, la libertad, la verdad.

El día del Señor hoy y en el futuro

Desde antes de Jesús y después de él, muchas personas anhelaban y rezaban con corazón ardiente que Dios pusiera fin a este mundo e iniciara uno diferente. Ya no tenían esperanza de que los grandes problemas se resolvieran con una solución pequeña, y aspiraban a una solución grande y radical: que Dios mismo reinara en este mundo.

Los profetas anunciaron el reino de Dios para un futuro. Jesús proclamó con hechos y palabras que ese Reino había llegado ya en su persona. Por eso, cuando murió sus seguidores pensaban que el día del Señor era inminente, esperaban con ansias su retorno y predicaban que no había que perder el tiempo, pues el tiempo ya se había cumplido.

Pedro reitera y confirma que el día del Señor vendrá como un ladrón en la noche, sin que sepamos el día y la hora. Recuerda que:

“un día es para el Señor como mil años, y mil años como un día”
(2 Pedro 3:8),

y señala que la tardanza no es un retraso, sino un tiempo para la conversión, pues Dios es misericordioso.

¿Cómo vives el tiempo de la espera hasta el día que Dios te quiera recoger de esta tierra? ¿Lo aprovechas para vivir en unión con él y experimentar su Reino? ¿Vives apartado de Dios, sin fuerzas para construir la Civilización del Amor, o incluso destruyes el amor y la libertad en tu alrededor?

Cada día que Dios te da es una oportunidad para vivir el amor, la justicia, la paz, la libertad, la verdad. ¡Nunca te arrepentirás de no dejar para mañana lo que puedes hacer hoy! Vivir con Jesús el reino de Dios da la máxima felicidad posible en nuestra vida terrena.

2 Pedro 3

¡Siempre hay esperanza!

En tiempos

de problemas personales, de depresión o confusión,
conviene hacer una pausa,
tomar distancia de las preocupaciones,
respirar profundamente y concentrarse en lo esencial.

¡ Siempre hay esperanza !

Pedro tiene unos consejos de gran categoría para estas situaciones:

  • Tranquilízate y recógete.
  • Enfoca tu mente en Jesucristo.
  • Invoca a Dios, tu Padre, seguro de que te guiará y apoyará.
  • Date cuenta de lo mucho que vales: la sangre preciosa de Jesús te ha redimido.
  • Ten fe en Dios, su amor siempre existe para ti.
  • Simplemente ama y déjate amar.
  • Déjate renovar y refrescar por Dios… y sigue adelante.

1 Pedro 1: 13-25

1 Pedro 5: 6 – Exhortación general

Muchos quieren
servir a Dios
pero sólo en calidad de

“consejeros”
Exhortación general
“Humílllense bajo la poderosa mano de Dios,
para que los exalte en su momento.”
1 Pedro 5: 6
A %d blogueros les gusta esto: