Archivo de la etiqueta: Libertad

Inmensamente libre

Después de saborear el amor del Padre
se siente que en su comparación
nada vale, nada importa, todo es secundario.

¿El prestigio?
humo y ceniza.
Inmensamente libre

Cuando una persona vive intensamente la presencia de Dios, cuando un alma experimenta inequívoca y vitalmente que Dios es el Tesoro infinito, Padre queridísimo, Todo Bien y Sumo Bien, que Dios es Dulcedumbre, Paciencia, Fortaleza…, el ser humano puede experimentar tal vitalidad y tal plenitud, tal alegría y tal júbilo, que en ese momento todo en la tierra, fuera de Dios, parece insignificante.

Dios es una maravilla tan grande, que el hombre que lo experimenta se siente totalmente libre. El “yo” es asumido por el Tú, desaparece el temor, todo es seguridad y uno se siente invulnerable aunque se coloque al frente un ejército entero. Ni la vida, ni la muerte, ni la persecución, ni la enfermedad, ni la calumnia, ni la mentira, nada me hará temblar, si mi Padre está conmigo.

Libres y felices

Basta sentirse amado por el Padre,

y al momento se enciende la gloriosa libertad de los hijos amados.

Es un algo instantáneo como el encanto de un toque mágico.

Todo lo que el Amor toca, liberta.
Libres y felices

Libre ¿de qué?. Del temor. El temor es el enemigo número uno del corazón humano. Temor ¿de qué?. Temor de no ser aceptado; temor de fracasar; temor de morir…

Lo malo del fracaso no es el fracaso sino el temor del fracaso. Lo malo de la muerte no es la muerte sino el miedo de la muerte. Lo malo del desprestigio no es el desprestigio sino el temor del desprestigio.

El fracaso llegará, la enfermedad llegará, la muerte llegará. El Amor no los podrá evitar. Pero el Amor se constituirá para el hijo amado como en una ciudadela impenetrable. Se sentirá tan libre y seguro como si el fracaso no existiera, como si la muerte y la mentira no existieran.

Ante la “magia” del amor eterno del Padre, el hijo amado percibe vivamente que la tristeza es una reina destronada y desterrada, que la angustia murió y fue enterrada, y que los miedos se esfumaron como aves espantadas.

Amaneció la paz. ¡Qué paz, qué libertad!. Ya no quedan enemigos: ¡estamos salvados!.

Soy feliz. Aleluya.

Y por encima de todos los horizontes comienzan a ondear como banderas inmortales la libertad, la alegría y la paz.

La Verdad te hará libre

La verdad te hará libre
Gracias al sol mañanero
que entra por mi ventana.
Gracias a Quien nos regaló
esta luz y calor maravillosos.
El desde arriba nos siente
tan hijos, muy amados
sólo nos pide que amemos la Verdad.
“La falsedad rompe la armonía interior”
Profundo y serio este pensamiento
de un alma sencilla
y enemiga de la mentira y falsedad.
Pilato le preguntó a Jesús:
¿ Qué es la Verdad ?
Jesús guardó silencio.
La Verdad no se define,
se vive o no se vive mirando hacia Ella
haciéndola parte de la propia vida.
Y cuando la mentira
se quiere anidar en el corazón
hay que romperla
y se rompe al buscar la claridad.
Las oscuridades no soportan claridades.
Los buenos contactos con la Vida
nos ubican y nos dicen:
¡ Deténte !
“La Verdad te hará libre”.
Creer ser libres sin amor por Ella
nos lleva a esconder nuestra miseria,
que corroe el alma y la entristece.
Camino, Verdad y Vida:
CRISTO

Alas de libertad

Alas de libertad
Ese querer volar borrando el tiempo,
volar como las aves
tan libres y serenas como son,
y el hombre en su andar rumiando sus penas.
Romper…
SI.. a las ataduras.
El tiempo…
NO.. libera las cadenas.. SI.. las aprisiona.
Busca la paz con el alma en las alturas.
Al contemplar la figura de Cristo,
añora esa ausente
y lejana bonanza eterna ya sin sombras,
sin tormentoso viento en su silbido.
Busca el amor,
busca el silencio junto a ese Dios,
del hombre enamorado por Cristo,
el Amigo, rescatado.
Alas de libertad y de paloma
prestas a Vivir la vida
que si el espíritu vive es por la Vida,
sin ausencias
ni soledad tan sola…
sin prisiones…
A %d blogueros les gusta esto: