Semana Santa

La Semana Santa

en el Año de la Misericordia

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”

Lucas 23:34

La Semana Santa es el anuncio de la Pascua. Ha terminado ya el recorrido cuaresmal del Año de la Misericordia y es la hora de la verdad, querámoslo asumir o no: estamos con Él o “pasamos” de Él. Es un examen decisivo.

El Domingo de Ramos es la puerta de esta semana, cargada de fuerza y de significado. Emprendemos hoy, un camino de “muerte y de vida”, de “humillación y de gloria”. Lo vivirá Jesús como protagonista. Lo viviremos sus discípulos estrechamente unidos a Él, de modo que el día de Pascua podamos proclamar: Hemos sido “crucificados” con Él, y vivimos “resucitados” con Él.

Si podemos hacer esta proclamación el día de Pascua, y la proclamación es verdadera, habremos hecho una buena Semana Santa. Solamente será buena en la medida que nos acerquemos a esta meta que hemos de fijarnos en el día de hoy.

Vivir la Semana Santa, significa identificarse con los sentimientos de Jesús, humillado hasta la condición de esclavo obediente hasta la muerte de cruz; y experimentar el gozo de transformarse en un icono de Jesús resucitado. En una palabra: vivir la experiencia pascual con Jesús

Semana Santa

Domingo de Ramos
20 de marzo del 2016
“¡Bendito sea el Rey que viene en nombre del Señor!”
(Lc 19, 38)

Jueves Santo
24 de marzo del 2016
“Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes”
(Jn 13, 15)

Viernes Santo
25 de marzo del 2016
“Inclinando la cabeza, entregó su espíritu”
(Jn 19, 30)

Vigilia Pascual
26 de marzo del 2016
“No está aquí, ha resucitado”
(Lc 24, 6)

Domingo de RESURRECCION
27 de marzo del 2016
“Vio y creyó”
(Jn 20, 8)

Cuaresma

Cuaresma

“Misericordia quiero y no sacrificio”

Miércoles de Ceniza

El Mièrcoles de Ceniza es el comienzo de nuestro itinerario cuaresmal hacia la Pascua. Marcarnos con ceniza es reconocer que somos de barro, vulnerables, y por ello necesitados de ayuda.

El camino cuaresmal ha quedado abierto, no desaprovechemos esta oportunidad de gracia para dar la vuelta a nuestro corazón.

En estos días, cuarenta días, estamos invitados a arrepentirnos de nuestros pecados, a cambiar de actitudes y de modos de actuar, y a experimentar la misericordia de nuestro Padre Dios.

Sólo viviremos bien la cuaresma, si morimos al pecado y a la tibieza y resucitamos a una vida de santidad y de auténtico compromiso cristiano.

¡Feliz caminar en la Cuaresma!
¡Feliz encuentro en la Pascua con el Señor Resucitado!
Cuaresma

Miércoles de Ceniza
10 de febrero del 2016
“Cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu cara”
(Mt 6, 17)

Domingo 1º de Cuaresma
14 de febrero del 2016
“El Espíritu lo fué llevando por el desierto”
(Lc 4, 2)

Domingo 2º de Cuaresma
21 de febrero del 2016
“Mientras oraba el aspecto de su rostro cambió”
(Lc 9, 29)

Domingo 3º de Cuaresma
28 de febrero del 2016
“Cavaré y le echaré estiércol, a ver si da fruto”
(Lc 13, 8-9)

Domingo 4º de Cuaresma
06 de marzo del 2016
“Estaba muerto y ha revivido, estaba perdido y lo hemos encontrado”
(Lc 15, 32)

Domingo 5º de Cuaresma
13 de marzo del 2016
“El que esté sin pecado, que tire la primera piedra”
(Jn 8, 7)

Feliz Año

Feliz Año

“Esté siempre con nosotros, oh Señor, tu misericordia: en ti hemos esperado”

El regalo de este nuevo año es, sin duda, una nueva oportunidad para seguir creciendo en la fe y en la fidelidad a Dios, Señor de nuestras vidas y Señor de la Historia.

Estamos invitados a reemprender nuestra capacidad de crecer como personas. Para lograrlo Dios nos ha entregado la vida de su Hijo Jesús que es Buena Nueva de Salvación. Al mismo tiempo, Dios entabla un diálogo concreto con cada uno de nosotros a través del Espíritu Santo.

Al comenzar un año nuevo, te pido Señor, la gracia de tu bendición para que lo viva, lo aproveche y lo disfrute, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; y con la ayuda maternal de la Virgen María lo celebre en la oración y en la vida familiar, social, económica y política.

¡ Feliz Año Nuevo !

Feliz Navidad

Feliz Navidad

La Navidad es la fiesta de la ternura

“Y la Palabra se hizo carne
y habitó entre nosotros”

Juan 1:14

La imagen del Niño recién nacido es la más entrañable que podemos tener los hombres de nuestro Dios de amor y misericordia.

¿Cómo no sentirse amados cuando vemos a un Dios hecho ternura infinita en el Niño que llora en su pesebre? ¿Cómo no sentirse amados cuando contemplamos embelesados la sonrisa arrebatadoramente hermosa del recién nacido envuelto en pañales y recostado en el pesebre? ¿Cómo no sentise amados cuando sabemos que ese rebajamiendo lo hizo únicamente para estar cerca de nosotros, que lo hizo por mi, y por todos los hombres? ¿Cómo no sentirse amados cuando sabemos que fue nuestro pecado, el mío, el tuyo, el de todos, lo que hicieron que ese Dios decidiera dejar entre paréntesis toda su gloria infinita y la hubiera escondido en las carnes de una cosa tan pequeña como un cuerpito que se está estrenando? imposible no sentirse arrobados y privilegiados por lo que ha hecho Dios por nosotros.

Que esta Navidad nos abra a la alegría completa que surge de la experiencia del encuentro con Jesús nuevamente encarnado, hecho Palabra, hecho alegría, hecho compromiso y esperanza de salvación.

“un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado.
La soberanía reposa sobre sus hombros y se le da por nombre:
Consejero maravilloso, Dios fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la paz”
¡ Feliz Navidad !

Tiempo de la espera

Adviento

Tiempo de la espera
Año Jubilar de la Misericordia

El Adviento del Año de la Misericordia

El tiempo litúrgico de adviento tiene como dos ejes vertebradores, se centra en dos realidades salvíficas.

  • Por un lado, es preparación para la Navidad, pues en ella celebramos el nacimiento (primera venida) de Cristo, salvador del mundo.
  • Pero, por otro lado, dirige también su mirada a la Parusía, a la segunda venida de Cristo al final de los tiempos para juzgar al mundo, lo cual nos indica que hemos de estar siempre preparados.

Por esta razón, la vida del cristiano siempre, y en este tiempo más, ha de estar acompañada de la vigilancia y de la esperanza: estad en vela, vigilad y orad, nos dijo el Señor.

Para vivir bien el adviento del Año de la Misericordia hay que vivirlo de la mano de la Virgen, Madre de Misericordia, que vivió de manera perfecta el primer adviento.

“¡Virgen del adviento!
enséñanos y ayúdanos a vivir bien el adviento del Año de la Misericordia, acogiéndonos a la misericordia divina y siendo hombres y mujeres que son misericordiosos con los hermanos.”
¡Ven, Señor Jesús… a este mundo, a nuestra Iglesia, a mi vida!
Domingo 1º de Adviento
29 noviembre del 2015
“Levantaos, alzad la cabeza, se acerca vuestra liberación”
(Lc 21, 28)

Domingo 2º de Adviento
06 diciembre del 2015
“Todos verán la salvación de Dios”
(Lc 3, 6)

Domingo 3º de Adviento
13 diciembre del 2015
“El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene”
(Lc 3, 11)

Domingo 4º de Adviento
20 diciembre del 2015
“¡Dichosa tú que has creído!”
(Lc 1, 45)