Archivo de la etiqueta: Feliz Año Nuevo

Feliz Año

Feliz Año

¿Cuánto hemos amado en 2016? ¿Habrá sido suficiente como para sentirnos orgullosos de nosotros mismos? ¿Podemos mirar con alegría hacia atrás, hacia estos días del año que termina, y sentirnos satisfechos con lo que hemos vivido? ¿O, por el contrario, reconocemos con vergüenza que muchas cosas referidas a la vivencia del amor han quedado en el tintero, y por odio, por respeto humano, por repulsión, por indiferencia, hemos dejado de hacerlas?

Siempre hay oportunidad de enderezar entuertos. El amor jamás llega tarde. Si lo hemos hecho a medias, debemos procurar promover una vivencia más intensa del amor en nosotros. Y si constatamos que hemos recorrido esta senda, debemos agradecer a Dios que nos ha llenado de su Gracia para que lo logremos, sin envanecernos, sino dándole a Él la gloria que le corresponde.

En este Nuevo Año pidamos con insistencia a Dios, por intercesión de la Santísima Virgen, Reina de la paz, que haya más paz y entendimiento entre todos y a todos los niveles, y que siempre seamos instrumentos de paz.

¡ Feliz Año Nuevo !

Feliz Año

Feliz Año

“Esté siempre con nosotros, oh Señor, tu misericordia: en ti hemos esperado”

El regalo de este nuevo año es, sin duda, una nueva oportunidad para seguir creciendo en la fe y en la fidelidad a Dios, Señor de nuestras vidas y Señor de la Historia.

Estamos invitados a reemprender nuestra capacidad de crecer como personas. Para lograrlo Dios nos ha entregado la vida de su Hijo Jesús que es Buena Nueva de Salvación. Al mismo tiempo, Dios entabla un diálogo concreto con cada uno de nosotros a través del Espíritu Santo.

Al comenzar un año nuevo, te pido Señor, la gracia de tu bendición para que lo viva, lo aproveche y lo disfrute, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; y con la ayuda maternal de la Virgen María lo celebre en la oración y en la vida familiar, social, económica y política.

¡ Feliz Año Nuevo !

Feliz Año

Feliz Año

“Haz a todos lo que a ti te gustaría que te hicieran”

Al final de año siempre conviene hacer un balance de nuestra historia durante él. Se trata de descubrir delante de Dios lo que ha sido nuestra vida, lo bueno, lo malo y lo regular que hemos hecho, a la luz de su voluntad y de su deseo de perfección en nosotros.

Es propicio agradecer profundamente a la vida y a Dios por tanto bien recibido, incluso por las dificultades, ya que a partir de ellas podemos experimentar los retos que nos lanzan las circunstancias. También es ocasión especial para revisar, reflexionar, trazarnos ideales, metas, propósitos.

Que en este último día del año nos atrevamos a recoger las vivencias experimentadas durante todo este tiempo para que vivamos como hijos amados de Dios, como hermanos de los demás y nos haga crecer en la fe, la esperanza y la caridad.

¡ Feliz Año Nuevo !
A %d blogueros les gusta esto: