Archivo de la etiqueta: Pascua

El sepulcro vacío

¡Cristo ha resucitado!
¡Aleluya!

“Vio y creyó”

Juan 20: 8
El sepulcro vacío

Los cuatro evangelios relatan los testimonios de las santas mujeres y de los discípulos acerca de la resurrección gloriosa de Cristo. Tales testimonios se refieren a dos realidades: el sepulcro vacío y las apariciones de Jesús resucitado.

San Juan destaca que, aunque fue María Magdalena la primera en ir al sepulcro, son los Apóstoles los primeros en entrar y percibir los detalles externos que mostraban que Cristo había resucitado (el sepulcro vacío, los lienzos caídos, el sudario aparte…).

El discípulo amado comprueba la ausencia del cuerpo de Jesús: el estado del sepulcro, especialmente de los lienzos “plegados” (literalmente, “yacentes”, “aplanados”, “caídos”), revelaba que lo sucedido no había podido ser obra humana, y que Jesús no había vuelto a una vida terrena como Lázaro. Por eso anota que “vio” y “creyó” (Jn 20: 8).

El sepulcro vacío y los demás detalles que vieron Pedro y Juan son señales perceptiles por los sentidos; la resurrección, en cambio, aunque pueda tener efectos comprobables por la experiencia, requiere la fe para ser aceptada. Quien lo acepte, será agraciado con una nueva vida. Quien no, pues sencillamente permanecerá en la tristeza de una vida que añora un plano superior que ya han alcanzado los resucitados.

La Resurrección de Cristo es el acontecimiento histórico más importante de todos, con referencias extrabíblicas, atestiguado incluso por autores no cristianos. Y cambió definitivamente no sólo la Historia de la Salvación, sino también la Historia Universal.

Juan 20: 1-9
¡ Feliz Pascua de Resurrección !

Feliz Pascua

FELIZ PASCUA

¡ RESUCITO ! ¡ ALELUYA !

El había de resucitar de entre los muertos
Juan 20: 1-9

Noche de repiqueteo de campanas y de luces
noche del gran triunfo del resucitado
triunfo de CRISTO
triunfo de la iglesia peregrina.

El canto del aleluya resuena
como una voz llena de esperanza
en momentos en que el mundo pesimista
no sabe mirar hacia la vida.

Todo queda en la desilusión
y en esa falta de capacidad de asombro
el hombre no sabe ya leer en el libro de la obra creadora
la presencia de un artífice divino.

Por eso que suenen las campanas
que suenen y despierten
al hombre de su sueño
para hablar de vida.

MUERA LA MUERTE
fue vencida
porque aquel que ayer estaba
clavado en cruz colgando de un madero
hoy VIVE.

Vive en ese hoy eterno
llamando a la esperanza a la confianza
y a sumirse no en una mera utopia sino mas bien
en una paz y un gozo dado a las almas en la vida.

Pascua florida pascua alentadora
pascua jardín con petalos de rosas
mientras en los aires las aves en su danza dicen
G R A C I A S.

El hombre en su fe
sigue dando gracias y por eso canta
Pascua es oportunidad para mirar al cielo
hacia ese cielo nítido y abierto
de donde viene en mañanas de amor sin regateos.

Así es DIOS, así es mi CRISTO.

¡ FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN !

Vigilia Pascual

El Triduo Pascual

es el centro del año litúrgico católico y su clímax es

la Vigilia Pascual

en la que celebramos

el “paso” de Cristo de la muerte a la vida
Vigilia Pascual

La Vigilia Pascual tiene cuatro partes:

  1. Lucernario.
    El Cirio Pascual representa a Jesús, centro de nuestra vida, luz del mundo en su triunfo sobre las tinieblas del mal. Con el Pregón Pascual alabamos a Cristo por iluminar siempre su iglesia y hacernos hijos de la luz.
  2. Liturgia de la palabra.
    Las lecturas, abundantes como nunca, muestran el proyecto salvador de Dios a lo largo de la historia, desde la creación hasta la alegría de Cristo resucitado, pasando por la liberación de Israel y la expectativa del Mesías.
  3. Liturgia bautismal.
    Si hay conversos adultos, se les bautiza en este momento. Todos los fieles encendemos nuestras velas con la luz del Cirio, celebramos nuestro Bautismo y, con la asamblea, renovamos el compromiso que contrajimos entonces.
  4. Liturgia de la Eucaristía.
    Vivimos de modo especial la ofrenda de Jesús, y cantamos con particular énfasis: “Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven, Señor Jesús”.

En esta vigilia, el “aleluya” es majestuoso, pues con él aclamamos el triunfo de Jesús, nuestro salvador y hermano, sobre el pecado y la muerte.

Fortificados con la vivencia pascual, y habiendo renovado nuestro compromiso bautismal, salimos a ser testigos de Cristo resucitado con nuestra vida de servicio y alegría.

Juan 20

¡Feliz Pascua!
¡Alégrate, Cristo vive!.

Significado de la tumba vacía

El gesto de cariño de las mujeres
que van a embalsamar el cuerpo de Jesús
se encuentra con una realidad sorprendente y conmovedora.

Escuchan por primera vez el anuncio gozoso
de la resurrección de Jesús:

“Ha resucitado; no está aquí”.
Significado de la tumba vacía

La tumba vacía no es la explicación de que Jesús resucitó sino que la resurrección de Jesús es la razón por la que la tumba está vacía.

Con este relato Marcos da testimonio de la fe de los discípulos en la resurrección; explica así la razón por la que la tumba estaba vacía, pues se había corrido un rumor de que los discípulos habían robado el cuerpo de Jesús.

También indica que, junto con el anuncio de la resurrección, las mujeres recibieron el mandato de comunicar la noticia, pero que la experiencia fue tan fuerte que se llenaron de temor y, al menos temporalmente, no dijeron nada.

Marcos 16: 1-8

Semana Santa

Semana Santa
Los amó hasta el extremo
Juan 13: 1-15
Llegamos, una vez más, a la Semana Santa, en la cual celebramos el Misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Jesús de Nazaret, verdadero Dios y verdadero hombre, viene en el nombre de Dios a la vida de cada uno de nosotros, con una misión: “No he venido para juzgar al mundo sino para salvarlo”.

Acompañemos estos días a Jesús en su Pasión. Quedémonos junto con Él,
con la Virgen María y el joven apóstol san Juan, a los pies de la Cruz.

Contemplemos su cuerpo inerte y su sepultura. Guardemos silencio y
meditemos este gran misterio de amor.

Pidámosle al Padre que al concluir la Semana Santa, podamos también
experimentar en nosotros la victoria de la Resurrección de Nuestro Señor.

¡Feliz Pascua!

A %d blogueros les gusta esto: