Archivo de la etiqueta: Amistad

¿Qué decir sobre la amistad?

Me preguntaba…

¿ Qué decir sobre la amistad ?

Y entonces pensé en

todos mis amigos…
A Todos,
gracias, muchas gracias
por hacer màs simple mi vida… y en cada momento iluminarla.
Con cariño,
Betsi

El buen consejo

El buen consejo

Acepta el buen consejo del amigo,
pídelo, incluso.

No te sientas seguro
como si tu opinión, tus decisiones
fueran un soplo del oráculo divino.

Fácilmente solemos equivocarnos
con nuestros juicios primeros,
con nuestra presuntuosa clarividencia.

Si alguien te quiere y te brinda su parecer,
contrástalo con tu punto de vista.

Comprenderás sin esfuerzo
que enriquece tu mirada
y descubre otros lados del problema
que tú, apasionadamente,
ignorabas con riesgo de tropiezo.

Por las Calles

Por las calles
Y caminé por las calles de la vida
buscando palabras de respuesta
y al preguntar nadie sabía
responder con claridad a mi pregunta:
¿Por qué vivir, por qué la pena?
¿Cómo curar heridas siempre abiertas?
Tantos enfermos abatidos,
tristes en soledad,
sin luz, sin alegrías…
Nadie me dijo nada, no sabían.
Y seguí cavilando con fe viva.
De pronto una voz y voz amiga:
“No tengas temor a las espinas
florecerán las rosas de la Vida”.
Me convenció la voz de aquel Amigo
y suplicante dije:
Quédate, Señor, queda conmigo,
parte conmigo el Pan y no te vayas
nunca de mi lado.

Viniste Como Amigo

Viniste Como Amigo

Llegaste a mí, humilde y discretamente,
para ofrecerme tu amistad.

Me elevaste a tu nivel, bajándote Tú al mío,
y deseas un trato familiar, pleno de abandono.

Permaneces en mí misteriosamente, como un amigo siempre presente,
dándose siempre, y colmando por completo todas mis aspiraciones.

Para que nuestra amistad sea perfecta,
Tú me asocias a tus sufrimientos y alegrías,
compartes conmigo tus esperanzas, tus proyectos, tu vida.

Me invitas a colaborar en tu obra redentora,
a trabajar contigo con todas mis fuerzas.

Quieres que nuestra amistad sea fecunda y productiva,
para mí mismo y para los demás.

Eres el amigo ideal, que nunca falla en su fidelidad
y nunca se rehusa a sí mismo.

Al ofrecimiento de tan magnífica amistad,
quisiera corresponder como Tú lo esperas y mereces,
procediendo siempre como tu amigo.

Amén.

!Dios amigo del hombre!

El Amigo

El Amigo
Hay un algo en mi alma que enloquece
es un Amor que va creciendo y va conmigo.
¡Ah, ya sé es del Amigo!
Sin odiosos olvidos, sin ausencias,
así es su amistad y no termina.
Nunca, nunca lo vi yo en mi camino
como lo vieron ayer esos amigos:
Pedro, Santiago y Juan, esos amigos.
Sin embargo muy dentro, voz divina sentí con ardor
¡Cómo me amaba!.
Me recosté en su pecho y al escuchar sus
cosas, quedé embelesado y en ternura
¡Oh, dicha más pura!
Ya no quise más y El me decía:
Toma mi paz y no estés solo.
Llenó mi corazón y en sus latidos sólo le dije:
Jesús, Persona Amada,
¡Cómo llega tu cariño!
y en mi locura repetí lo dicho:
“Aunque no hubiera cielo yo te amara…”
¡Gracias, Amigo, gracias!
A %d blogueros les gusta esto: