Archivo de la etiqueta: Isaías

Jesús recibe el bautismo de Juan

Jesús recibe el bautismo de Juan

“Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección”
Mateo 3:17
Mateo 3:13-17
Entonces Jesús fue desde Galilea hasta el Jordán y se presentó a Juan para ser bautizado por él. Juan se resistía, diciéndole: “Soy yo el que tiene necesidad de ser bautizado por ti, ¡y eres tú el que viene a mi encuentro!”. Pero Jesús le respondió: “Ahora déjame hacer esto, porque conviene que así cumplamos todo lo que es justo”. Y Juan se lo permitió.
Apenas fue bautizado, Jesús salió del agua. En ese momento se abrieron los cielos, y vio al Espíritu de Dios descender como una paloma y dirigirse hacia él. Y se oyó una voz del cielo que decía: “Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección”.
Observa la dinámica entre Juan el Bautista y Jesús, y cómo el Padre revela que Jesús es su Hijo por medio del Espíritu, en una teofonía o manifestación trinitaria. Después céntrate en este mensaje: Jesús no necesitaba conversión, pues estaba limpio de pecado, pero quiso solidarizarse con los pecadores y “cargó sobre él todas nuestras culpas”, cumpliendo así la profecía de Isaías.

¿Qué significa para ti el hecho de que Jesús se haya sometido al Bautismo de Juan antes de iniciar su misión?

María en el horizonte profético

María

en el horizonte profético

“Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo,
y lo llamará con el nombre de Enmanuel”
Is 7:14

Bajo el reinado de Ajaz en Judá, Siria e Israel (Efraín) quieren dominar Judá para hacer un frente más fuerte contra Asiria. Ajaz está desorientado porque peligran su trono y dinastía; Dios le envía una señal de su protección con Isaías, quien le comunica que la salvación vendrá a través de un niño que Dios le va da dar de la famiia de Jeseé, padre del rey David. La señal consiste, tanto en la doncella que da a luz, como en el nombre simbólico del niño, Enmanuel, que quiere decir “Dios con nosotros”.

Los expertos identifican a este niño como el hijo de Ajaz, el futuro rey Ezequías. Pero Ajaz no hace caso a la señal y abre las puertas a Asiria, lo que tendrá un resultado desastroso.

Esta señal, desechada por Ajaz, fue interpretada más tarde desde la perspectiva mesiánica. Al traducir la Biblia al griego, la palabra hebrea Almah, que significa “joven” fue traducida por parthenos, que significa “virgen”. Así, en el horizonte profético, quedó anunciada la virginidad y maternidad de María, la cual muestra que su Hijo es obra del Espíritu Santo y que Jesús es verdadero Hijo de Dios.

Isaías 1-39

El Primer Isaías

El Primer Isaías

El profeta mesiánico del Enmanuel

“El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz”
Is 9:1

En hebreo Isaías significa “Dios es salvación”; recibió su misión en una experiencia de la santidad de Dios, que lo purificó e hizo de él un profeta transparente. Profetizó en Jerusalén durante los reinados de Ozías, Jotán, Ajaz y Ezequías, en una época marcada por constantes ataques y asedios militares, que crearon gran inestabilidad y miedo en el pueblo (740-687 a.C.). Esto favoreció el abuso de los poderosos, lo que produjo escandalosas injusticias y diferencias sociales.

Isaías denunció fuertemente la corrupción, la explotación de los pobres y el culto hipócrita, expresó lo dramático del panorama social presentando al país como un enfermo en el que la miseria, el hambre y la muerte lo estaban apagando hasta acabarse. Proclamó poéticamente la Jerusalén del futuro, cuando “la gloria del Señor lo cubrirá todo” y el pueblo caminará en la luz y la paz gracias al “amor ardiente del Señor todopoderoso”.

Su obra proclama con frecuancia la esperanza mesiánica y promueve la confianza en Dios. Destaca en ella el “libro del Enmanuel” (Dios con nosotros), llamado así porque anuncia la venida del Mesías para implantar el derecho y dar a conocer a Dios.

Isaías 1-39

La fuerza del siervo

La fuerza del siervo

En el tercer poema del siervo, el Señor está totalmente consciente de su misión y su destino. Continúa su ministerio sin desfallecer cuando lo enfrentan sus enemigos.

Lee Isaías 50: 4-9 y piensa en cómo refleja el siervo la relación de Jesús con su Padre celestial. Después medita los versos que te inspiran y ora con ellos; pide a Dios que te fortaleza para ser profeta.

Si estás en grupo, aprovecha para hacer una oración comunitaria.

Tercer poema del siervo del Señor

Isaías 50: 4-9

El Señor me ha dado
una lengua de discípulo
para que sepa sostener
con mi palabra al cansado.
Cada mañana me despierta al oído,
para que escuche como los discípulos.

El Señor me ha abierto el oído,
y yo no me he resistido ni me he echado atrás.

Ofrecí la espalda
a los que me golpeaban,
mis mejillas a los que tiraban mi barba;
no oculté la cara
ante los insultos y salivazos.

El Señor me ayuda,
por eso soportaba las ofensas,
por eso endurecí mi cara
como una piedra,
sabiendo que no quedaría defraudado.

Mi defensor está cerca.
¿quién me denunciará?
¡Comparezcamos juntos!
¿Quién me va a acusar?
¡Qué venga a decírmelo!

Sepan que el Señor me ayuda:
¿Quién me condenará?
A todos los carcome la polilla
y se gastan igual que un vestido.

María en el horizonte profético

… dará a luz un hijo, a quien le pondrá
el nombre de Enmanuel, que quiere decir

Dios-con-nosotros
Isaías 7: 14
María en el horizonte profético

Bajo el reinado de Ajaz en Judá, Siria e Israel (Efraín) quieren dominar Judá para hacer un frente más fuerte contra Asiria. Ajaz está desorientado porque peligran su trono y dinastía; Dios le envia una señal de su protección con Isaías, quien le comunica que la salvación vendrá a través de un niño que Dios le va a dar de la familia de Jesse, padre del rey David. La señal consiste, tanto en la doncella que da a luz como en el nombre simbólico del niño, Enmanuel, que quiere decir “Dios con nosotros”.

Los expertos identifican a este niño como el hijo de Ajaz, el futuro rey Ezequías. Pero Ajaz no hace caso de la señal y abre las puertas a Asiria, lo que tendrá un resultado desastroso.

Esta señal, desechada por Ajaz, fue interpretada más tarde desde la perspectiva mesiánica. Al traducir la Biblia al griego, la palabra hebrea almah, que significa “joven” fue traducida por parthenos, que significa “virgen”. Así en el horizonte profético, quedó anunciada la virginidad y maternidad de María, la cual muestra que su Hijo es obra del Espíritu Santo y que Jesús es verdadero Hijo de Dios (Lc 1: 35; Mt 1: 23)

Isaías 7: 10-17
A %d blogueros les gusta esto: