Archivo de la etiqueta: Armonía

Tejiendo historia

Tejiendo historia

La vida es siempre nueva,
como nueva
es el agua que corre
por el río cristalino.

Tú y Dios
la tejen en total armonía,
y Él respeta
si en algún momento
decides actuar
sin su compañía.

Frutos saludables y frutos dañinos

Frutos saludables y frutos dañinos

En el corazón humano, como en la tierra,
brotan frutos saludables y frutos dañinos.

Escoge los sabrosos y deja en el camino
a los que pueden envenenar tu sangre.

Incluso los hongos venenosos son hermosos,
tienen algo a su favor: su belleza.

Alimenta tu ser y tus pensamientos
con la dulzura y suavidad del fruto delicioso.

El bien que encuentres,
acógelo en tu vida.

El mal con que tropieces
excúsalo con noble disimulo.

Que también la cizaña
crece junto al trigo
pero jamás lo ahoga.

Hey tú, es contigo ¿una sonrisa?

Hey tú, es contigo ¿ una sonrisa ?

Mírate al espejo
cuando tengas el gesto avinagrado,
el ceño fruncido o la mirada airada.

No te conocerás,
no es esa tu faz,
no es ese el rostro que te identifica
o con el que eres conocido.

Pero antes,
y para evitar ese gesto malhumorado,
pacifica tus pensamientos,
dulcifica el sentir.

La cara
es la tarjeta de presentación
que entregas a los otros
en el primer encuentro.

Jugar al artesano

Jugar al artesano

Tus gustos
son consecuencia de tus cualidades
y te producen gozosa satisfacción.

Tus potencias son múltiples,
tu capacidad variada.

Puedes llenar tu vida de belleza,
de creación, de arte sencillo pero hermoso.

Un pincel, un lápiz, unas tijeras,
un lienzo, una madera, un poco de yeso
pueden ser el material con que
haces fluir tu fuerza creadora, capaz de fantasía.

Que no vivimos sólo del arduo trabajo.
Jugar modestamente al artesano
no es perder el tiempo:

¡ es alegrarlo !

Escucha a tu corazón

Escucha a tu corazón

Siéntate junto a la puerta de tu corazón
y escucha sus latidos.

No cierres esa puerta a nadie
que viva o pase junto a ti,
que es inagotable la inmensa capacidad de amar
y el corazón está hecho
sólo para ese oficio insuperable.

Que no llegue a tu cerebro
ni una sola pulsación enemistosa.

Ama y haz el bien sin excepciones.

A %d blogueros les gusta esto: