Archivo de la etiqueta: Juan

El “Cristo cósmico”

“Nadie ha visto jamás a Dios;
el que lo ha revelado es el Hijo único,
que está en el seno del Padre”

Juan 1:18
El “Cristo cósmico”

El inicio del evangelio de San Juan es como un pórtico de gloria en honor de Jesús, Dios hecho hombre para vivir con nosotros. Proclama a Jesús como la Palabra o Logos, la manera hebrea de expresar que “el decir y el hacer” de Dios van siempre de la mano, y un término de la sabiduría griega para designar a Dios.

Jesús existe desde toda la eternidad, en unidad con el Padre, y es Dios como él; por él, por Jesús, fue creado el universo entero. Después asumió nuestra carne, se hizo uno de nosotros para podernos decir quién es Dios. Sólo él nos puede revelar cómo es Dios, puesto que es su Hijo único, la Palabra hecha carne.

La inigualable proeza de Dios es ser adorado por todo el mundo a pesar de que nadie lo ha visto jamás. Juan conoce a Dios porque su Hijo único nos lo ha revelado. Lo que es muy triste, y así lo exprea Juan, es que la Palabra “vino a los suyos, pero los suyos no la recibieron”.

Tú eres de Dios. ¿Lo conoces bien? ¿Lo has recibido en tu corazón? ¿Tiene un lugar importante en tu vida? ¿Has hecho algo para que tus amigos lo reciban?. La iglesia tiene como misión llevar a Jesús a toda la humanidad. Como miembro de la iglesia ¿qué parte tomas tú en esta misión?

Juan 1:1-18
Anuncios

Feliz Navidad

Feliz Navidad

Se hizo uno de nosotros para podernos decir quién es Dios.

“Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros”

Juan 1:14

Se despojó del poder, y se vistió de servicialidad; se despojó de la riqueza, y se vistió de pobreza; se despojó de la justicia, y se vistió de misericordia; se despojó de su grandeza, y se vistió de pequeñez; y se despojó de gloria, vistiéndose de humildad.


Señor,
me postro en este día de Navidad como los pastores en la cueva de Belén,
y te presento, con humildad y confianza, mi profundo cariño y agradecimiento,
y mis mejores sentimientos de caridad, y entrega a Ti.
Te pido también que ilumines mi entendimiento y agrandes mi corazón
para entenderte mejor al adorarte en la cuna de Belén,
y que te acepte con un corazón grande, noble y generoso, universal y alegre.

Te reconozco, Señor, también como Palabra divina,
que nos hablas a través de tu humanidad,
y por ella nos comunicas además de tu propia manera de ser y de vivir,
el Amor que nos enriquece, nos dignifica, nos diviniza,
en una palabra: que nos hace hijos de Dios.

¡ Feliz Navidad !

Feliz Año

Feliz Año

Esta noche es el último día del año. Frecuentemente una mezcla de sentimientos susurran en nuestros corazones en esta fecha. Es como si una muestra de los diferentes momentos vividos, y de aquellos que hubiésemos querido vivir, se hiciesen presentes en nuestra memoria.

Conviene hacer un balance de nuestra historia durante el año. Descubrir delante de Dios lo que ha sido nuestra vida, lo bueno, lo malo y lo regular que hemos hecho, a la luz de su voluntad y de su deseo de perfección en nosotros. Sea cual sea el aprovechamiento realizado, hoy hemos de agradecer cada minuto del año.

“Y la Palabra se hizo carne”
Juan 1:14

Dios, haciéndose hombre, se pone a nuestro alcance. Abramos nuestras puertas… dejemos que entre en nuestras vidas… en nuestros proyectos… Dejémonos cuestionar por Él. Que sus criterios den luz a nuestros pensamientos más íntimos. ¡Que nuestras actuaciones se avengan con las suyas!. El Señor viene a salvarnos, porque está a nuestro lado cada día para cuidarnos.

¡ Feliz Año Nuevo !

Feliz Navidad

Feliz Navidad

La Navidad es la fiesta de la ternura

“Y la Palabra se hizo carne
y habitó entre nosotros”

Juan 1:14

La imagen del Niño recién nacido es la más entrañable que podemos tener los hombres de nuestro Dios de amor y misericordia.

¿Cómo no sentirse amados cuando vemos a un Dios hecho ternura infinita en el Niño que llora en su pesebre? ¿Cómo no sentirse amados cuando contemplamos embelesados la sonrisa arrebatadoramente hermosa del recién nacido envuelto en pañales y recostado en el pesebre? ¿Cómo no sentise amados cuando sabemos que ese rebajamiendo lo hizo únicamente para estar cerca de nosotros, que lo hizo por mi, y por todos los hombres? ¿Cómo no sentirse amados cuando sabemos que fue nuestro pecado, el mío, el tuyo, el de todos, lo que hicieron que ese Dios decidiera dejar entre paréntesis toda su gloria infinita y la hubiera escondido en las carnes de una cosa tan pequeña como un cuerpito que se está estrenando? imposible no sentirse arrobados y privilegiados por lo que ha hecho Dios por nosotros.

Que esta Navidad nos abra a la alegría completa que surge de la experiencia del encuentro con Jesús nuevamente encarnado, hecho Palabra, hecho alegría, hecho compromiso y esperanza de salvación.

“un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado.
La soberanía reposa sobre sus hombros y se le da por nombre:
Consejero maravilloso, Dios fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la paz”
¡ Feliz Navidad !

La Eucaristía es semilla de resurrección

Corpus Christi

Una de las fiestas más luminosas de nuestro pueblo.
Es el regalo que el mismo Jesús dejó a su comunidad en la despedida.
Es su testamento
La Eucaristía es semilla de resurrección

“El que coma de este pan vivirá para siempre”
Juan 6: 58

El evangelio de Juan no narra la institución de la eucaristía, pero invita a profundizar lo que su celebración significa para los discípulos.

La relación de la eucaristía con la resurrección es más explícita en el evangelio de Juan. Jesús proclama: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré el último día” (Jn 6: 54).

El alimento que Jesús nos da al recibirlo en la eucaristía, es “pan de vida eterna” para la vida presente. Pero nos asegura, además, que esta vida permanece para siempre: “Este es el pan que ha bajado del cielo; no como el pan que comieron sus antepasados. Ellos murieron; pero el que coma de este pan, vivirá para siempre” (Jn 6: 58).

Que mi vida interior, Señor, y mi caridad con el prójimo,
encuentren en la Comunión el verdadero alimento espiritual
A %d blogueros les gusta esto: