Archivo de la etiqueta: Gálatas

Tres palabras que encierran un programa de vida

La Santísima Trinidad

Padre, Hijo y Espíritu Santo
La Santísima Trinidad más que un misterio incomprensible
es un libro abierto lleno de tesoros espirituales a descubrir y a gozar
Tres palabras que encierran un programa de vida

GraciaAmorComunión

El apóstol Pablo concluye su segunda carta a la comunidad de Corinto con estas palabras:

“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios Padre
y la comunión del Espíritu Santo esté con todos ustedes”

2 Corintios 13:13

Esta confesión de fe trinitaria, probablemente de origen litúrgico, es la más clara que ofrece el nuevo testamento.

  • Pablo asocia la “gracia” a la persona de Jesús. Fue tan generoso en el amor que se donó a sí mismo para la salvación de todos (Gál 2: 20). Esta generosidad suprema es la que tenemos que pedir en la oración para imitar su vida.
  • Sobre todo en los escritos de Juan, el amor del Padre es el gran protagonista de la redención, y el modelo de referencia para Jesús y para los discípulos: “Como el Padre me amó, así los amo yo a ustedes” (Jn 15: 9).
  • La “comunión” es obra del Espiritu Santo. El Espíritu es el que establece la unión de amor entre el Padre y el Hijo. Este Espíritu ha sido derramado en nuestros corazones. Él es el animador permanente de nuestra comunión con el Padre y con el Hijo. Él es también el fermento de comunión dentro de la Iglesia.
Anuncios

Meditación sobre la Espiral de la Encarnación

Jesús cuenta contigo
en la construcción del reino

renueva tu fe, intesifica tu relación con Jesús y continúa con tu misión

Meditación sobre la Espiral de la Encarnación
Pablo, quien había sido un perseguidor de Jesús, fue llamado a ser profeta y apóstol de las naciones.
La experiencia de Cristo resucitado lo llevó a vivir la Pascua con gran intensidad. De ahí su convicción de ser “otro Cristo”, enviado a continuar la misión de Jesús. Las siguiente palabras de Pablo revelan lo que sucede en cada cristiano que se abre a vivir el misterio de Jesús: “y ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí”. (Galatas 2:20 ; 3:27).
Toma conciencia de que eres “otro Cristo”, llamado desde antes de tu concepción a ser profeta de las naciones en esta época histórica.
Jesús continúa encarnándose en la historia hoy y siempre
Les ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Mesías, el Señor.
Lucas 2:11
Como Jesús se encarnó en María por obra del Espiritu Santo, hoy se hace carne en ti por la acción del mismo Espíritu. ¡Cómo encarnas tú a Jesús en la historia?.
-Tus pecados te son perdonados… ahora sabrán que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados…
-Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.
Marcos 2:5; 10-11
Jesús se hace presente hoy a través de sus seguidores. Como persona que trata de ser fiel a Jesús, ¿de qué necesitas pedirle perdón?.
En la Eucaristía revivimos la muerte salvadora y la resurrección liberadora de Jesús
por la muerte que Cristo ha sufrido en su cuerpo mortal, los ha reconciliado con Dios para presentarlos a él como un pueblo sin mancha ni reproche.
Colonenses 1:22
Morimos con Jesús al rechazar el pecado y reconciliarnos con Dios. ¿A qué actitudes y tipo de acciones necesitas morir para tu salvación y la de nuestro pueblo?
Vayan en seguida a decir a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos y va camino de Galilea; allí lo verán.
Mateo 28:7
Jesús te envía a proclamar que está vivo. ¿Cómo proclamaras tú a Jesús resucitado? ¿Qué tipo de resurreción liberadora necesita el pueblo de hoy?
¡Siempre es Pentecontés porque el Espíritu de Dios habita en nosotros!
recibirán la fuerza del Espíritu Santo; él vendrá sobre ustedes para que sean mis testigos… Entonces aparecieron lenguas como de fuego… [Y] quedaron llenos del Espíritu Santo.
Hechos 1:8 ; 2:3-4
Como cristiano debemos reflejar a Dios en nosotros. ¿Cómo se manifiesta el Espíritu Santo a través de ti? ¿Cómo pueden ver las personas la presencia de Dios en tu comunidad?
Vayan en seguida a decir a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos y va camino de Galilea; allí lo verán.
Mateo 28:7
¡Cuántos ansían recibir el amor de Dios! ¡Cuántos necesitan ser liberados de esclavitudes y sentimientos de culpabilidad! ¿Cómo puedes llevarles la buena noticia de Jesús?
Que siempre seas miembro activo del cuerpo de Cristo en la tierra,
para que continúes su misión de extender el reino de Dios
en los ambientes en que te mueves.

Lléname, Señor

Padre

¡lléname de los frutos de tu espíritu
para ser feliz y hacer felices a los demás!

Lléname, Señor

Que tu Espíritu de amor sea fuente de comunión contigo y con mis hermanos.

Que celebre con alegría tu presencia en cada momento de mi vida.

Que constituya la Civilización del Amor, donde reine la paz como efecto de la justicia.

Que sea tolerante y valore la diversidad de personalidades, culturas y situaciones.

Que sea amable con quien necesita mi tiempo y esfuerzo.

Que descubra tu bondad y la comparta con otros.

Que mi fe se robustezca para que mi vida esté al servicio del evangelio.

Que tenga mansedumbre para comportarme con la sencillez, docilidad y humildad de Jesús.

Que tu presencia fortalezca el dominio propio y que éste me mueva a actuar por amor, orientada por mi fe y los valores de Jesús.

Amén.

Gálatas 5: 22-26

Nacemos para ser libres

¡ Libertad !

Todos la queremos y todos le tenemos un poco de miedo.

En realidad con frecuencia
desfiguramos o tergiversamos lo que es la libertad auténtica.

Nacemos para ser libres
En general, lo que los jóvenes quieren es vivir independientes de sus padres, tener su propio carro, hacer con su vida lo que quieren, salirse de las reglas de los mayores…

Buscan ser libres de permisos y supervisiones, de obligaciones escolares, religiosas, legales, de compromisos familiares y sociales.

Pero Pablo advierte: ¡Ojo! la libertad no es una simple oportunidad de buscar placer y comodidad personal Jesús te hizo libre para buscar la felicidad propia y ajena; para madurar en paciencia y bondad, en gentileza y autodominio,
en generosidad y lealtad; para amar profundamente y vivir en verdadera alegría; para hacer el bien siempre.

La libertad es para ti. Para eso naciste, ¡ para ser libre de verdad ! ¿Qué tan libre eres?

Gálatas 5: 13-26

Gálatas 5: 22 – Los frutos del Espíritu

Los frutos del Espíritu
“Los frutos del Espíritu son:
Amor, alegría, paz,
tolerancia, amabilidad,
bondad, fe, mansedumbre,
y dominio de sí mismo..”
Gálatas 5: 22
A %d blogueros les gusta esto: