Archivo de la etiqueta: Madre

Feliz Día de las Madres

Feliz Día de las Madres
Madre eterna

La madre lo es todo a la vez: sagrada y terrena, piedra y estrella, aurora y ocaso, enigma y sangre, campana y silencio, milicia y ternura… Ella es como la tierra fértil, siempre dando nacimiento y siempre sepultando muertos, perpetuando incansablemente la vida a través de generacciones inmortales.

Para cumplir este destino sagrado y telúrico a la vez, la mujer, para ser madre y al ser madre, renuncia y pierde su personalidad y se sumerge en forma anónima en la corriente de las generaciones. La madre no tiene identidad personal; es, simplemente, la “señora de…”, “la mamá de…”. Es, esencialmente, entrega. Pertenece a alguien. No posee, es propiedad.

Pero, así como la hora del alumbramiento se desenvuelve tras la cortina, así todo el heroísmo de la vida de la madre transcurre en profunda sencillez, exenta de patetismo. Sufre y calla. Llora ocultamente. De noche, vela. De día, trabaja. Ella es candelabro, los hijos son la luz. Da la vida como la tierra: silenciosamente. Ahí está la raíz de su grandeza y belleza.

¡FELIZ DIA DE LAS MADRES!
Anuncios

Feliz Día de las Madres

Mujer
¡ bendita seas !

Anciana o joven, soltera o casada, virgen consagrada.

Grande eres mujer;
porque tu única vocación es amar;
porque todo lo das, sin esperar nada;
porque tú, a diario, engendras vida;
porque tus frutos son siempre
la ternura, la misericordia, el perdón y la lucha.

Feliz Día de las Madres

Feliz Día de las Madres
Del Pobre de Nazaret a las Madres
– Maestro – le dijo una mujer que estaba muy cerca de él, con un niño llorando en sus brazos -, este niño es un puro llanto día y noche; y yo, su madre, al verlo llorar así, no lo puedo remediar: soy también una fuente de lágrimas.

– Un día – respondió Jesús -, Dios, nuestro Padre, tomó en sus manos su propio corazón, extrajo la fibra más delicada y la injertó en el corazón de la madre, de todas las madres.

Desde entonces, lo más parecido a Dios que existe en esta tierra son las madres. Su corazón tiene poderes casi divinos. Al dar la mano a una madre hemos tocado el corazón de la eternidad.

¡ Feliz Día de las Madres !

Déjame llamarte Madre

Déjame llamarte Madre
Y vio Dios que era hermosa la ternura
y Madre la llamó desde el principio
con un sabor a miel en cada letra.
Tan perfecta nació que, enamorado,
Dios mismo se reserva la primera
y le regala al hombre su hermosura
¿Dónde queda la luz, dónde la nieve?
Al contemplarte se levanta en vuelo
mi peso de tristeza y recupero
la intimidad de niño transparente
con tu candor de besos y caricias.
Déjame que te llame siempre Madre.
Dame otra vez tu mano y tu sonrisa
y vamos por la vida caminando.

Esa Mujer “mi querida madre”

Esa mujer “mi querida madre”
Esa mujer
que noche a noche me arrulló en sus brazos,
que es dulzura, belleza y amor,
que es poesía, paz y canción,
que es gracia y me tomó en sus manos.
Esa mujer
es la luz en la más negra noche,
es un ángel que cayó del cielo,
es mi alma, mi amor y mi anhelo,
es la paz que mis penas conoce.
Esa mujer
es la más linda estrella del firmamento,
es la Luna con su sonrisa de plata,
es el consuelo que mis penas mata,
es de amor un eterno juramento.
Esa mujer
que con sus lágrimas me hiere el alma
y con su amor día tras día me embelesa
es el beso que borra mi tristeza
y mis miedos y temores calma.
A esa mujer
le dedico mis cantos y eternos alardes,
le regalo una rosa sin razón
que entre pétalos lleva mi corazón,
le llamo con amor,
“mi querida madre”.
A %d blogueros les gusta esto: