Epifanía del Señor

Epifanía del Señor

Manifestación de Dios a todos los hombres y a todos los pueblos

“Vimos su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo”

Mateo 2: 2

La Luz es anunciada por una luz; no podía ser de otra manera. Esa iluminación de Dios es para todos los que estamos en tinieblas. Basta que nos pongamos bajo ella para que sea eliminada toda oscuridad en nuestras vidas, toda la oscuridad del mundo, y nos revistamos de la alegría de esa Luz brillante, que hace descubrir los colores hermosos que produce Dios y su amor en la vida de todo hombre.

La fiesta de la Epifanía del Señor, o Día de los Reyes Magos, es un día de ilusión para todos, especialmente para los niños que, con una inmensa alegría, esperan los regalos de Melchor, Gaspar o Baltasar. Es costumbre que los niños, durante las fiestas navideñas, escriban una carta pidiendo los regalos que quieren recibir el día 6 de enero. El origen de la carta a los Reyes Magos viene desde el primer cuarto de siglo XIX, cuando los niños escribían la carta y la dejaban, al lado de los zapatos, antes de irse a dormir. Al día siguiente, los regalos aparecían en ese mismo lugar.

Al Niño Jesús nacido en el portal de Belén, al que adoraron los Reyes Magos le trajeron como regalos oro, incienso y mirra. A este hecho, de gran importancia en la historia de la salvación, la Iglesia lo denomina Epifanía del Señor. La palabra epifanía significa manifestación. Por eso, Epifanía del Señor significa que el Señor se manifestó, se dio a conocer, a todos los hombres y a todos los pueblos en las personas de los Reyes Magos.

¡Feliz Epifanía del Señor!
Anuncios

Feliz Año

Feliz Año

¿Cuánto hemos amado en 2016? ¿Habrá sido suficiente como para sentirnos orgullosos de nosotros mismos? ¿Podemos mirar con alegría hacia atrás, hacia estos días del año que termina, y sentirnos satisfechos con lo que hemos vivido? ¿O, por el contrario, reconocemos con vergüenza que muchas cosas referidas a la vivencia del amor han quedado en el tintero, y por odio, por respeto humano, por repulsión, por indiferencia, hemos dejado de hacerlas?

Siempre hay oportunidad de enderezar entuertos. El amor jamás llega tarde. Si lo hemos hecho a medias, debemos procurar promover una vivencia más intensa del amor en nosotros. Y si constatamos que hemos recorrido esta senda, debemos agradecer a Dios que nos ha llenado de su Gracia para que lo logremos, sin envanecernos, sino dándole a Él la gloria que le corresponde.

En este Nuevo Año pidamos con insistencia a Dios, por intercesión de la Santísima Virgen, Reina de la paz, que haya más paz y entendimiento entre todos y a todos los niveles, y que siempre seamos instrumentos de paz.

¡ Feliz Año Nuevo !

Feliz Navidad

Feliz Navidad

Esta noche nace Jesús, el Salvador
Dios hecho niño por amor a todos

“¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra, paz a los hombres amados por él!”

Lucas 2:14

En el Niño Jesús, Dios tomó corazón humano para amarnos también como hombre, como sólo Él sabe hacerlo, infinitamente. Ese corazón sigue latiendo por nosotros, cada latido es redentor.

La sangre que sigue corriendo hoy en el Corazón de Jesús es la savia de la vida, el amor que corre hacia nosotros, el perdón que se hace siempre más fuerte y misericordioso.

Esa historia empezó con el Niño Dios, que está envuelto en pañales y recostado en un pesebre. Con la máxima humildad, pero con la mayor demostración de amor divino y humano.

“Dulce Jesús Niño, sencillo y humilde,
Tú vienes al frío y al dolor terrible.
Tu amor no lo impide y el hombre lo exige.
Y tu amor no mide.”
¡ Feliz Navidad !

Tiempo de espera y esperanza

Adviento

¡Prepara la venida del Señor!

El Adviento

La palabra adviento hace referencia a venida, a advenimiento. Se trata de dos venidas o advenimientos:

  • La venida del Hijo de Dios, hecho hombre y nacido de la Virgen María en el portal de Belén, hace algo más de dos mil años, y
  • La venida de Cristo como Rey y Juez universal, al final de los tiempos.

El adviento es tiempo para convertirnos al Señor. Sintonizar con el espíritu del adviento provoca, sin lugar a duda, la conversión del corazón desde el gozo y la esperanza de que Dios vino, viene y vendrá a salvarnos, si nos esforzamos por vivir de acuerdo con el Evangelio.

La Santísima Virgen vivió el primer adviento en total sintonía con el querer de Dios. Que con su ayuda, vivamos este adviento como Dios está esperando.

“Señor que viene”
Jesús es nuestra esperanza
Domingo 1º de Adviento
27 noviembre del 2016
“La salvación está cerca”
(Rom 13, 11)

Domingo 2º de Adviento
04 diciembre del 2016
“Convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos”
(Mt 3, 2)

Domingo 3º de Adviento
11 diciembre del 2016
“¿Eres tú el que ha de venir?”
(Mt 11, 3)

Domingo 4º de Adviento
18 diciembre del 2016
“Dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Emmanuel”
(Mt 1, 21)

Semana Santa

La Semana Santa

en el Año de la Misericordia

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”

Lucas 23:34

La Semana Santa es el anuncio de la Pascua. Ha terminado ya el recorrido cuaresmal del Año de la Misericordia y es la hora de la verdad, querámoslo asumir o no: estamos con Él o “pasamos” de Él. Es un examen decisivo.

El Domingo de Ramos es la puerta de esta semana, cargada de fuerza y de significado. Emprendemos hoy, un camino de “muerte y de vida”, de “humillación y de gloria”. Lo vivirá Jesús como protagonista. Lo viviremos sus discípulos estrechamente unidos a Él, de modo que el día de Pascua podamos proclamar: Hemos sido “crucificados” con Él, y vivimos “resucitados” con Él.

Si podemos hacer esta proclamación el día de Pascua, y la proclamación es verdadera, habremos hecho una buena Semana Santa. Solamente será buena en la medida que nos acerquemos a esta meta que hemos de fijarnos en el día de hoy.

Vivir la Semana Santa, significa identificarse con los sentimientos de Jesús, humillado hasta la condición de esclavo obediente hasta la muerte de cruz; y experimentar el gozo de transformarse en un icono de Jesús resucitado. En una palabra: vivir la experiencia pascual con Jesús

Semana Santa

Domingo de Ramos
20 de marzo del 2016
“¡Bendito sea el Rey que viene en nombre del Señor!”
(Lc 19, 38)

Jueves Santo
24 de marzo del 2016
“Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes”
(Jn 13, 15)

Viernes Santo
25 de marzo del 2016
“Inclinando la cabeza, entregó su espíritu”
(Jn 19, 30)

Vigilia Pascual
26 de marzo del 2016
“No está aquí, ha resucitado”
(Lc 24, 6)

Domingo de RESURRECCION
27 de marzo del 2016
“Vio y creyó”
(Jn 20, 8)

A %d blogueros les gusta esto: