Semana Santa

La Semana Santa

en el Año de la Misericordia

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”

Lucas 23:34

La Semana Santa es el anuncio de la Pascua. Ha terminado ya el recorrido cuaresmal del Año de la Misericordia y es la hora de la verdad, querámoslo asumir o no: estamos con Él o “pasamos” de Él. Es un examen decisivo.

El Domingo de Ramos es la puerta de esta semana, cargada de fuerza y de significado. Emprendemos hoy, un camino de “muerte y de vida”, de “humillación y de gloria”. Lo vivirá Jesús como protagonista. Lo viviremos sus discípulos estrechamente unidos a Él, de modo que el día de Pascua podamos proclamar: Hemos sido “crucificados” con Él, y vivimos “resucitados” con Él.

Si podemos hacer esta proclamación el día de Pascua, y la proclamación es verdadera, habremos hecho una buena Semana Santa. Solamente será buena en la medida que nos acerquemos a esta meta que hemos de fijarnos en el día de hoy.

Vivir la Semana Santa, significa identificarse con los sentimientos de Jesús, humillado hasta la condición de esclavo obediente hasta la muerte de cruz; y experimentar el gozo de transformarse en un icono de Jesús resucitado. En una palabra: vivir la experiencia pascual con Jesús

Semana Santa

Domingo de Ramos
20 de marzo del 2016
“¡Bendito sea el Rey que viene en nombre del Señor!”
(Lc 19, 38)

Jueves Santo
24 de marzo del 2016
“Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes”
(Jn 13, 15)

Viernes Santo
25 de marzo del 2016
“Inclinando la cabeza, entregó su espíritu”
(Jn 19, 30)

Vigilia Pascual
26 de marzo del 2016
“No está aquí, ha resucitado”
(Lc 24, 6)

Domingo de RESURRECCION
27 de marzo del 2016
“Vio y creyó”
(Jn 20, 8)

Etiquetado:

Un pensamiento en “Semana Santa

  1. Blanca 23/03/2016 en 10:24 Reply

    “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” Lucas 23:34…

    ORANDO CANTAMOS:

    Perdona a tu pueblo, Señor,
    perdona a tu pueblo,
    perdónale, Señor.

    No estés eternamente enojado,
    no estés eternamente enojado,
    Perdónale, Señor.

    Por tus profundas llagas crueles,
    por tus salivas y por tus hieles,
    Perdónale, Señor.

    Por las heridas de pies y manos,
    por los azotes tan inhumanos,
    Perdónale, Señor.

    Por los tres clavos que te clavaron,
    y las espinas que te punzaron,
    Perdónale, Señor.

    Por la abertura de tu costado,
    no estés eternamente enojado,
    Perdónale, Señor.

    Por las tres horas de tu agonía,
    en que por madre diste a María,
    Perdónale, Señor.

    Canción para estos días de la Semana Santa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: