María

María

“Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo”.

Lucas 1: 28
María
María era una joven sencilla, desposada con José, cuando Dios envió al ángel Gabriel a decirle que la había elegido para ser madre del Mesías, por obra del Espíritu Santo.

María pregunta y dialoga con él y sin comprender el misterio ante ella, responde con una fe libre y comprometida: “Aquí está la esclava del Señor, que me suceda como tú dices” (Lucas 1:38).

Desde ese momento María es Madre de Dios, hija predilecta del Padre y esposa del Espíritu Santo.

María pertenecía al grupo de los “anawin” o resto de Israel, quienes esperaban fielmente al Mesías prometido.

Fue una mujer de oración, con gran confianza en Dios y sus planes de salvación.

Aparece en la boda en Caná, al iniciar Jesús su ministerio y es modelo de discípula que vive los criterios del reino.

Se asoció al sacrificio salvador de Jesús, recibió como hijos e hijas a todas las personas redimidas por él y aceptó con esperanza la muerte de Jesús en la cruz.

Nos enseñó que el amor es donación completa, tierno y fuerte, silencioso y elocuente.

Nos lleva a Jesús, el salvador único, y nos cuida con amor desde el cielo por lo que la invocacmos como madre mediadora.

Lucas 1 26-38

Los católicos
la amamos con devoción a lo largo del año
nos alegramos por haber sido libre de pecado original,
en la fiesta de la Inmaculada Concepción
(8 de diciembre)
y por ser la Madre de Dios
(1 de enero)
alabamos su virginidad al concebir a Jesús,
en la fiesta de la Anunciación del Señor
(25 de marzo)
y celebrasmos que fue llevada en cuerpo y alma al cielo,
en la fiesta de su Asunción
lo que refuerza nuestra esperanza en la vida eterna
(15 de agosto)

Etiquetado:, ,

3 pensamientos en “María

  1. Prados 31/12/2009 en 13:11 Reply

    Bendita Tú eres, entre todas las mujeres.

  2. Maria luisa 01/01/2010 en 5:54 Reply

    María Madre del Salvador: enséñame a amar cómo Tú amaste a Jesús.enséñame a dar el calor y la hermandad a quiénes me rodean cómo Tú lo diste a la humanidad.Enséñame ¡oh blanca y bella flor celestial!, a hablar en silencio con Dios y a responderle que Sí , con todo el corazón . ¡Bendita eres María , bendita por ser mujer, bendita por ser la Madre de mi Señor!!!.Mil besos:María Luisa

  3. María Angustias 16/02/2011 en 10:21 Reply

    Ave María , Salve, Cánticos…¡Hay tanto que agradecerle a María! Gracias por hacernos recordar a nuestra Madre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: