Habla, Señor, te escucho

El sacerdote Elí

comprendió que Samuel escuchaba la voz de Dios,
y le enseñó a responderle con una simple frase:

“Habla, Señor, que tu siervo escucha”.
1 Samuel 3: 9
Habla, Señor, te escucho

Haz oración con esta frase de tanto valor:
“Habla, Señor…,”
Desde el fondo de tu corazón invita a Dios para que te hable, que tu actitud sea de apertura a lo que te dirá. Dile para empezar: “Señor, tú eres grande y poderoso, y sin embargo quieres dialogar. Estoy listo/a para escuchar lo que me digas…“.
“…que tu siervo…”
Expresa al Señor tu realidad, dile cómo eres y cuál es tu relación con él. Puedes iniciar diciendo: “Señor, soy tu siervo/a. Deseo hacer lo que tú quieras, concédeme comprender cómo quieres que te sirva a ti y a mis hermanos“.
“…escucha”
Manifiesta a Dios tu deseo de escuchar su palabra y ponerla en práctica. Dile: “Mi Dios, no quiero vivir ignorándote. Quiero ser auténtico/a y que tu mensaje sea mi guía y la energía de mi vida“.
1 Samuel 3: 9

Etiquetado:, ,

11 pensamientos en “Habla, Señor, te escucho

  1. CSI 23/06/2009 en 7:40 Reply

    y El habla, y habla de tantas formas…es increible Betsi, pero así lo sabe quien a tenido su contacto con El..Un beso preciosa, como siempre un placer leerte y sentir su presencia, aqui en tu casa..muuuak

  2. P 23/06/2009 en 9:57 Reply

    Tú me hablas Señor a menudo, pero yo no sé escuchar.. aún así te pido que sigas insistiendo, por favor no nos abandones, pues somos ignorantes y pequeños a tu lado. Confío en tu misericordia.Esta es la reflexión que he hecho a partir de tu entrada. Gracias, amiga.Un abrazoPablo

  3. Ray. 23/06/2009 en 17:51 Reply

    Para los religiosos, tu espacio es mu bello.

  4. Pepi 23/06/2009 en 19:38 Reply

    Mi querida Betsi, ahora mismo necesito que me hable, que me explique los pasos a seguir, te aseguro que yo le escucho, sabes que medito cada día, y siempre en los momentos de paz y silencio le pido que mi intuición sea la correcta, pero te aseguro, que ahora mismo me hace falta que me eche una mano, sé que él no me va a dejar desamparada, pero te pido a ti, que en tus oraciones me tengas en cuenta. Llevo unos días algo decaída, estoy bien, pero el calor, que entró de pronto y disgustillos, me tienen un poco con los ánimos bajos, pero hoy hice una visita relámpago a la playa, y como siempre, el mar me reanimó. Te dejo un beso fuerte, junto a mi deseo de que todo vaya bien en tu hermosa tierra.

  5. Prados 23/06/2009 en 17:18 Reply

    ¡Hola cálida Betsi!. Estos días de atrás estuve cantando una canción que me encanta (que te pongo al final de mi comentario) y dice lo mismo que tu entrada. Me ha sorprendido gratamente. Lo que pasa que cuando digo: "¿qué quieres de mí?", me entra un repelús por el cuerpo, unido a un poco de miedo… pensando… como me pida más y más duro, me da un síncope total. Así que le pido las fuerzas para sobrellevar cualquier cosa. http://www.youtube.com/watch?v=F3x8dHe_efkUn besote muy gordo, bonita.

  6. .•°°•.•'ੴAmY Flyingੴ•°°•.•' 25/06/2009 en 17:23 Reply

    ¡Cuanto bien me hace venir por tu casita tan calida Betsi!venir leerte,reflexionar…y acordarnos de que no estamos solos nunca!Gracias amiga,de veras mil por este regalo que nos trae del cielo!¡BENDICIONES PARA TI Y TODOS LOS QUE ESTAN AQUÍ!

  7. Maria luisa 27/06/2009 en 5:37 Reply

    Dios tiene muchos recursos para llamarnos.A veces lo graba en nuestra mentey es tan seguro como las palabras que sólo llegan al oído .Lo esencial es que acada llamada le siga una respuesta: Háblame Señor,tu siervo está dispuesto a escucharte.Para mi precioso ángel,muchos besitos alados.María Luisa

  8. Pepi 29/06/2009 en 0:03 Reply

    Querida Betsi, gracias por tus palabras, sé que puedo contar contigo, ojalá y muy pronto te pueda decir que todo ha ido bien. Ya el deseo lo sabe Dios, ahora vamos a esperar su ayuda divina. Un besito muy fuerte.

  9. P 03/07/2009 en 7:40 Reply

    Aquí estoy otra vez. Para desearte un buen fin de semana y agradecer tus comentarios.Sí, quiero que Su mensaje sea la energía de mi vida..Un abrazoPablo

  10. PAQUITA 11/07/2009 en 3:22 Reply

    Las enfermedades de mis personas amadas y la enfermedad en mi persona, siempre me acercaron a Dios. Paquita.-

  11. linda 16/06/2011 en 22:20 Reply

    k no tenemos k acer kaso desconocidas y resar por diosito y por jesusito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: