Viniste Como Amigo

Viniste Como Amigo

Llegaste a mí, humilde y discretamente,
para ofrecerme tu amistad.

Me elevaste a tu nivel, bajándote Tú al mío,
y deseas un trato familiar, pleno de abandono.

Permaneces en mí misteriosamente, como un amigo siempre presente,
dándose siempre, y colmando por completo todas mis aspiraciones.

Para que nuestra amistad sea perfecta,
Tú me asocias a tus sufrimientos y alegrías,
compartes conmigo tus esperanzas, tus proyectos, tu vida.

Me invitas a colaborar en tu obra redentora,
a trabajar contigo con todas mis fuerzas.

Quieres que nuestra amistad sea fecunda y productiva,
para mí mismo y para los demás.

Eres el amigo ideal, que nunca falla en su fidelidad
y nunca se rehusa a sí mismo.

Al ofrecimiento de tan magnífica amistad,
quisiera corresponder como Tú lo esperas y mereces,
procediendo siempre como tu amigo.

Amén.

!Dios amigo del hombre!

Etiquetado:

Un pensamiento en “Viniste Como Amigo

  1. . 13/12/2006 en 11:41 Reply

    Estimada Betsi, es precioso este apartado, lo voy a agregar a mi Spaces, si no te parece bien me lo dices. un abrazo Isaqui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: